Conte enrrere per a Falles

Encuentro con los modernistas. Don Latino, insiste hasta que la encuentra ya que quiere recuperar ese décimo. Dorio y Max son modernistas, y el modernismo propugnaba cierto distanciamiento elitista del pueblo. Todo el dialogo entre Max y los modernistas es, entre otras cosas, un modelo de agilidad y desenfado. Deben ponerse de relieve aquellas réplicas especialmente humoristicas. Como bien sabemos, los modernistas, como son Dorio y Max, sentían un distanciamiento etilista hacia el pueblo y se observa con claridad en el momento y es clara la aparición del Modernismo en el momento en el que, por ejemplo, Max cita estas palabras: Hace frío, Max se quiere ir a su casa, pero Don Latino insiste hasta que encuentran a la Pisa Bien y recuperan el décimo.

Y enseguida encuentran a los modernistas y todo se complica: Max se encuentra con un grupo de intelectuales modernistas y empiezan a hablar de diversos aspectos culturales. Por su comportamiento, el guardia se lo lleva detenido al Ministerio de la Gobernación. De personajes: Unos son largos, tristes y flacos, otros vivaces, chaparros y carillenos. Dorio de Gadex, jovial como un trasgo, irónico como un ateniense, ceceoso como un cañí, mima su saludo versallesco y grotesco.

Feo, burlesco y chepudo, abre los abrazos que son como alones sin plumas en el claro lunero. De espacios: Una calle enarenada y solitaria. Faroles rotos, cerradas todas, ventanas y puertas. En la llama de los faroles un igual temblor verde y macilento. La luna sobre el alero de las casas, partiendo la calle por medio. La buñolería entreabre su puerta, y del antro apestoso de aceite…. Escena V: Max llega detenido al Ministerio de la Gobernación, pero dice que es él el quien lleva detenidos a los policías.


  • citas del internet.
  • mas del mogent?
  • mujer busca hombre jesus maria.
  • Luces de bohemia; Ramón María del Valle Inclán.
  • sexo en peliculas!
  • palacio de pedralbes;
  • blog de literatura.

Max se dedica a contestar graciosamente a todas las preguntas que le hace el comisario y este indignado decide enviarle a los calabozos. Observa los cargos de los que le acusan los guardias: Una vez detenido Max se burla de los que le detienen e interrogan, esto provoca que lo encierren en el calabozo. Sus amigos y Don Latino se van al periódico a protestar.

Escena VI: Si, cuando lo describe como el bulto de un hombre morados, que se supone que se refiere a moratones de la tortura, y que tiene la cara llena de sangre.

Sabemos que eso es por la tortura porque la persona que lleva a Max al calabozo lo amenaza con torturarlo. Observa su lenguaje: Observa su figura. El preso cuenta su historia. Por ser un revolucionario anarquista y no teme que le maten sino que antes de hacerlo lo torturen y se diviertan con él golpeandolo, si que tiene motivos ya que anteriormente había sido maltratado.

También hace referencia a la ley de fugas, aprobada en Localízalas en el texto y coméntalos brevemente. Escena VII: Don Filiberto representa la pedantería y el periodismo sometido al poder político. En la escena siguiente Max va a quejarse del trato recibido al Ministro de la Gobernación. Escena VIII: Max y el Ministro de la Gobernación. Por qué el autor intenta que veamos la realidad de la sociedad española, los distintas formas de ver el poder y las consecuencias reales de un problema social, como es la muerte del niño.

Si, probablemente Max sería un personaje que se sumaria al grupo de los que culpan a la policía. Escena IX: Encuentro con Rubén Darío. En la conversación recuerdan París y se comentan las afinidades que tienen don Latino y Rubén Darío con la doctrina teosófica de Madame Blavastky. En esta escena se aprecia un considerable anticlímax de la acción, la conversación entre los amigos es relajada y distendida.

En la conversación vuelve a aparecer el tema de la religión y de la espiritualidad. Rubén Dario se confiesa creyente en Dios, en Cristo y en el infierno, mientras que Max se declara irreligioso, no es creyente, piensa que todo es una farsa. Escena X: Max y Don Latino se encuentran con unas prostitutas que ejercen su oficio en un paseo entre las sombras de los ramajes. En esta escena aparece el mundo paupérrimo de la prostitución callejera. Max trata a La Lunares con respeto y consideración. Escena XI: Divide a los personajes de la escena en esos dos grupos.

El tabernero, el retirado, el empeñista. El albañil, la trapera, la vieja. En esta escena Max es un personaje secundario, la protagonista es la Madre y los que la rodean con sus comentarios. Escena XII: Teoría del esperpento. Es el amanecer, dan las cinco en el reloj de la torre. Max le pide el carrik a Don Latino.


  • .
  • Valle-Inclán, Luces de Bohemia: Escena II!
  • fin de semana cordoba;
  • agencias matrimoniales pereira;
  • chollos pension completa.
  • mujeres quito solteras.
  • Luces de bohemia - Wikipedia, la enciclopedia libre;

Allí, en la puerta de su casa Max define el esperpento. Cópialo sin las intervenciones de Don Latino. La escena es el clímax de la obra: Sí, porque utiliza vocabulario esperpéntico cómo coloquio , ironía y el ambiente en que transcurre la escena.

ANÁLISIS DE LA ESCENA II « Luces de bohemia

Escena XIII: Define con un par de adjetivos a quien así se comporta. Es una actitud pacífica y de sorpresa ante la muerte de su amigo. Insensible y aprovechado. Te puedes imaginar el olor a carne chamuscada junto a los gritos de Claudinita Puro esperpento. Éste propone que se le ponga un misto encendido en el dedo pulgar de la mano. La consumición de éste hasta el final indicaría la muerte de Max. Escena XIV: Pese a todo esto Don Latino aparece representado como un hombre culto y señorial, aunque bajo esta actitud hay un hombre que se aprovecha de un pobre ciego.

Vuelve a aparecer el bohemio golfo que se arrima como un perro al bohemio heroico. Max sufre la traición de D. Latino que se había puesto de acuerdo con Zaratustra. El habla de D. Gay es muy extravagante y culta, aunque constantemente mezcla dicha s expresiones cultas con vulgarismos o genialidades. Coméntese, señalando las profundas observaciones de Max Estrella, en contraste con las peregrinas ideas de otros personajes.

Ante las ideas extravagantes y rompedoras de D. En cuanto a Zaratustra, subraya la frase en que relaciona la religión y el comercio. Zaratustra afirma que: Es muy importante. Pídale usted las tres cartas a Pica Lagartos". No se pierdan de vista las del Borracho: Por esa pañosa no dan ni los buenos días. Pídale usted las tres beatas a Pica lagartos.

Si usted le da la coba, las tiene en la mano. Dice que es usted Segundo Castelar. Téngase en cuenta. Es la gota que colma el vaso del esperpento, Max ha muerto y ni siquiera ha podido ayudar a su familia. Sin embargo los acontecimientos superan a Max y vuelve a llegar tarde, el billete de lotería por el que ha sacrificado la capa ha volado con la Pisa-Bien. Ante tal expresión Max piensa que él nunca tuvo talento y que ha vivido de un modo absurdo. A todos ellos se les responsabiliza de la crisis política y económica del país, así como de la continua y generalizada corrupción.

Manuel Cano. Véase también la escena XI. Obviamente, el grito del Rey de Portugal no tiene mucho que ver con él que solo se encarga de vender periódicos en vez de ser un obrero, tiene de esperpéntico esa crítica hacia la masa que se mueve por el jaleo mismo o por esa falsa forma de "sentir la política".

Después nos introduce en el ambiente de la calle donde se encuentran: Faroles un igual temblor verde macilento". En esta acotación observamos también algunos valores de tipo lírico: Soldados Romanos". Después de mantenernos en vilo toda la descripción inicial V. Seguramente como Alcalde de Madrid habría hecho frente a manifestaciones obreras, aunque la alusión viene por el tema del dinero por lo que podremos decir que probablemente no fue muy suave en el asunto de los impuestos.

Se hace alusión a los patronos como "Polis Honorarios", es decir como policías del Gobierno pagados para esa tarea de disolver huelgas. Por las palabras de la Pisa-Bien parece ser que la manifestación no ha sido del todo un éxito aunque los adversarios se han llevado alguna que otra. Dorio de Gadex incluso le dice a Max que el también debería estar en contra de lo ocurrido porque es un poeta, y como poeta, al igual que él pertenece a la aristocracia.

Max sin embargo le responde diciéndole que él pertenece al pueblo. La segunda intervención de Doria es graciosa: A lo que Max contexta elevando el nivel del pueblo: En parte sí porque comparte las mismas penalidades del pueblo a los que ha condenado la aristocracia y lucha al igual que el pueblo contra el sistema político y religiosa del momento. Usted es un poeta, y los poetas somos aristocracia.

Como dice lbsen, las multitudes y las montañas se unen siempre por la base. Yo había nacido para ser tribuno de la plebe y me acanallé perpetrando traducciones y haciendo versos.

Luces de bohemia

Max afirma que para conseguir un puesto hay que "hacer la pelota" a quien mande. Conmueven esas quejas de Max: Para hablar de Galdós usa el sobrenombre de Don Benito el Garbancero. Los brazos de Dorío Gadex son comparados a "alones sin plumas" como los de un polluelo. Poco antes D. Latino para hacer referencia a su mala voz dice: La coplilla hace referencia a Maura a quien odian los modernistas, se le acusa de estar viviendo a costa del pueblo, y de querer "gobernar la horca".

Se le insulta diciéndole tonto: Por otra parte, en el lenguaje del sereno se mezclan expresiones castizas madrileñas con algunas reminiscencias asturianas: Sus lo entrego". Durante toda la escena Max mantiene un tono de burla todo aquel con quien se dirige. Cavia lo pensó como aldabonazo o denuncia de las pésimas condiciones de seguridad del museo. Tras describir un pavoroso fuego y la destrucción de la pinacoteca completa, sólo al final del artículo Cavia aclaraba que toda la crónica era ficticia La controversia causada por la noticia empujó a las autoridades a adoptar algunas medidas en el museo.

La dosificación continua cuando se refiere a los muchachos modernistas: Señala el contraste entre la ridícula seriedad del primero y el desenfado del segundo, así como el efecto de algunas fulminantes respuestas del protagonista. Se muestra de una manera bastante cómica la oposición entre la seriedad de Serafín y el humor de Max ya que el inspector intenta imponer su autoridad y es Max el que no le deja debido a las continuas réplicas en forma de burlas que Max suelta debido a que se encuentra en estado de embriaguez.

La función que tienen es demostrar la decadencia de España con líderes poco cualificados. Mateo Morral se suicidó poco después para no caer en manos de la policía. El Mateo de esta escena alude a acontecimientos posteriores: Don Filiberto; su pedantería analiza sus parlamentos. Y comenta cómo, a través del personaje, se burla Valle del partido liberal. El Congreso es una gran redacción, y cada redacción, un pequeño Congreso. El periodismo es travesura, lo mismo que la política.

Les acusa de no creer en nada, de ser iconoclastas y cínicos. Y se siente aliviado porque haya una juventud que si se preocupa por España. Esta inclinación recoge su amor por la tradición, por arcaicos ideales heroicos y por causas perdidas frente a una Restauración a la que acusa de corrupción, y a la que atribuye el desorden social. Siempre rechazó el liberalismo burgués. La burla al partido liberal viene dada por la crítica a este personaje, condicionado por extrañas creencias y temeroso del director.

En la estructura interna , la escena se divide en dos partes. En la primera domina la presentación de la Pisa Bien como golfa portadora de la fortuna y el empeño de la capa, para pagar el décimo. En la segunda parte aparece la huelga de proletarios y la lucha contra los maricas de Acción Ciudadana. Los personajes de la taberna muestran sus opiniones diversas; mientras un borracho se decanta por los héroes del Dos de Mayo, Pica Lagartos defiende la propiedad privada, La Pisa bien y el Rey de Portugal se lanzan a la lucha callejera y el chico llama maricas a los de Acción Ciudadana.

En cuanto al contenido de las citas de políticos, las hay al gran orador Castelar, de quien Max dice que es un idiota, y también al diputado aragonés Manuel Camo. Por contraste, véase el conservadurismo de ese liberal. Estos son el tabernero: Dentro de la conversación, Don Filiberto , critica a los modernistas refiriéndolos que a nada admiran, les llama cínicos e iconoclastas y les reprocha que a quienes llaman maestros les faltan el respeto. Al final de la escena, Don Latino parodia un verso del Canto a Teresa de Espronceda, que acababa así: El sarcasmo utilizado en ese poema de Espronceda es aparte una ironía cruel y mordaz.

Señala, en la acotación inicial, los trazos degradantes del ambiente.

Luces de bohemia; Ramón María del Valle Inclán

Es un claro reflejo del fiel funcionario burócrata que consigue llegar hasta su puesto a base de servilismo, degradación y de no importarle su orgullo propio. Max se queja, su dignidad ha sido ofendida , su orgullo no puede aceptar el fracaso, pero en un acto de modestia así lo hace: Ma x intercala ese humor resignado del que sabe la suerte que le espera con momentos de lucidez en el que admite como ya se ha visto, ser un canalla, y al fin y al c abo un mortal cualquiera sometido asimismo al destino y a la norma de la vida. A lo que dice al Ministro: Al final el Ministro se encierra en su despacho y se va a trabajar: Max utiliza el rasgo de animalización hacia Don Latino refiriéndose a el como su lazarillo.

P or lo que parece en esta escena Max es totalmente consciente del hecho de que Latino se aprovecha constantemente de él, utilizando su ceguera para engañarle, debido a esto Max se refiere a el así. Subraya sus notas ridículas junto al servilismo del segundo y, como brutal contraste, la sangrante ironía con que se remata la escena. Y ahora va a aparecer un auténtico y gran poeta modernista: Rubén Darío.

Como siempre, comenta la acotación inicial. La acotación inicial es una maravillosa descripción de un ambiente modernista. Comenta su exclamación favorita: El café es un lujo muy caro, y me dedico a la taberna, mientras llega la muerte. Es el final, maestro. Es la ocasión para beber por nuestro estelar amigo. Se prepara a la muerte en su aldea, y su carta de despedida fue la ocasión de estos versos.

Menú de navegación

En esta escena Don Latino habla con total respeto a Rubén ya que, aunque no le gustan sus obras, es un gran poeta. Puede decirse que D. Latino encarna la visión material, económica, de todas las cosas: Siempre de parasito, y siempre pensando en el dinero: El joven "Yo he sido su secreta rio". Pero Max se centra en la religión: En esta escena Rubén y Max tienen una pequeña discusión debido a que Rubén cree plenamente en la religión Dios, espíritu santo, infierno…etc. Es un testimonio de la mutua admiración que se dispensaron Valle y Rubén.

Comenta cómo se ha manifestado esa admiración en toda esta escena.